Una tarde no palacio Mirabell

Una tarde no palacio Mirabell

Admirable y bonita. Fue de la unión de las palabras italianas ammirevole y bello que nació el nombre del Palacio Mirabell, construido en 1606 por el príncipe y arzobispo Wolf Dietrich, en Austria. Localizada en la ciudad de Salzburgo, la construcción guarda historias...

Pin It on Pinterest